Los sofás y las butacas precisan de un proceso de limpieza especial aquí te damos algunos tips.
Pase regularmente un cepillo blando para la eliminación del polvo. La suciedad acumulada acelera el desgaste y la pérdida de la intensidad de los colores.

Si el sofá es de uso constante todos sus cojines deben espumarse regularmente, intente usar por igual todos los cojines del sofá, intercambie sus posiciones a ser posible. Así mismo los cojines realizados mediante rellenos deben golpearse periódicamente para que recuperen su aspecto inicial.

No se siente ni en los brazos ni en los respaldos no están diseñados para ello, sentarse en los brazos puede provocar desgastes permanentes, prematuros y distorsiones de la tela.

Cuando mueva el sofá hágalo agarrando de las partes más sólidas. Impida los roces con esquinas afiladas, hebillas, joyería y mascotas domésticas que deshilachen la tela. Si esto sucediera nunca tire de los hilos, córtelos cuidadosamente.

No todos los tejidos se pueden lavar. Antes de hacer nada consulte sobre las características del mismo así como de sus condiciones recomendadas de lavado.

Se aconseja lavar siempre en empresas especializadas.

En telas lavadas la pérdida de color es inevitable.

Los tejidos con hilaturas de fantasía no pueden lavarse.

Para productos realizados en piel deben saber: el polvo no penetra en la misma, no da reacciones alérgicas, fácil de limpiar, ni transmite ni absorbe olores, es elástica y por lo tanto se estira y forma ondulaciones que no son más que muestra de su autenticidad.

Para quitar manchas utilice kits especiales para ello o use agua caliente con una esponja suave (nunca use cera, disolventes u otro tipo de productos para limpiar su mueble).