Desde siempre hemos tenido curiosidad por conocer las necesidades que tenemos todos al llegar a casa.
Esta curiosidad nos ha desvelado interesantes conocimientos: así hemos podido comprobar que prácticamente a todo el mundo le gusta taparse con una manta al sentarse en el sofá (incluso en países calurosos…), que casi nadie se sienta, preferimos tumbarnos, etc.Indagando, descubrimos que aproximadamente un 30% de las personas que compran un sofá se arrepienten en los dos meses siguientes al darse cuenta de que se han equivocado.

Un sofá para casa es una compra importante, y es fundamental informarse bien para poder elegir correctamente.En este artículo vamos a intentar marcar unas pautas importantes a tener en cuenta para no equivocarnos a la hora de elegir nuestro nuevo sofá.

Medir la estancia donde vamos a colocar el sofá y reflejarlo en un pequeño croquis.
Sacar dos o tres fotografías con el móvil e incluso un pequeño vídeo. Así, el asesor de la tienda te podrá aconsejar mejor.

Tener un cuenta el número de personas que van a usar el sofá habitualmente (por ejemplo, un sofá con chaise longue con 3 asientos no es adecuado si  somos 4 o 5 de familia).

Pensar en la forma habitual de utilizar el sofá. A menudo se da el casode usar el sofá siempre tumbado, y sin embargo cuando se prueba, solo se escoge  la posición de sentado.

Hay que elegir entre piel y tapicería. Los dos son artículos excepcionales para un sofá. Solo debemos conocer bien las características de la piel y de la tela para elegir la opción más idónea para cada uno de nosotros.

Preguntar por las garantías que ofrece el sofá. La ley obliga a dar una garantía sobre el producto de 2 años mínimo. En este punto podéis encontrar  diferencias entre unos sofás y otros. Es importante leer la letra pequeña para comprobar que no hay clausulas abusivas.

Comprobar la procedencia de producción. Aunque no se puede generalizar, una parte importante de los productos fabricados en países de Asia no cumplen  con los requisitos mínimos de calidad. Como pasa muchas veces, lo barato sale caro.

Buscar una tienda profesional y dejarse aconsejar por los profesionales en nuestras tiendas Palsofa: hay muchas más opciones de sofás y sillones de las que conocemos, y debemos intentar estar abiertos a sus propuestas. Tras una charla con el profesional, éste os podrá aconsejar sobre las opcionesidóneas para vuestro hogar.

Debéis de confiar de los vendedores que intentan colocaros el sofá que les interesa con argumentos como “Es el que más se vende”, “Está en oferta solo esta semana”, etc. No podemos dejarnos llevar por la presión de “O compras ya o lo pierdes”; un sofá es un bien para disfrutar muchos años,y hay que pensar bien antes de tomar la decisión.